Cuando decir un NO es una respuesta de valientes

Tendemos a pensar que los que hacen cosas sólo son aquellos que dicen sí a los retos, a los proyectos o a las acciones que pasan pos su vida. Además de eso pensamos que son valientes por querer dedicar parte de ellos en algo nuevo. Párate por un momento a pensar... la toma de decisión puede acabar con una respuesta negativa y a la vez meditada. Lo que te hará ser valiente por llevar a cabo una decisión que seguro te hará triunfar.

0
748
Respuesta de valientes

Nos encontramos dentro del ámbito empresarial, dentro de un ecosistema de emprendimiento o dentro de un momento que hará que tu decisión sea destacada o al menos, sea lo que tu esperas que sea.

Antes de lanzarte en alguna cosa has decidido hacer lo más importante, lanzarte. Y eso es lo más importante desde un punto de vista al que estamos acostumbrados. Lanzarte es lo bonito, es con lo que se queda todo el mundo, con el acto de valentía y con lo que te define como una persona con un aire de atrevimiento, seria y con aires de querer ir a más en todos tus propósitos.

Hace unos meses hablaba con un buen amigo mío sobre particularidades de las personas que hacen o no hacen lo que quieren hacer. En algún momento me comentó que me tenía como una persona valiente por haber decidido engrescarme en el increíble mundo de montar un negocio desde la base. Me paré a pensar y en pocos segundos llegué a la conclusión de que tomar la decisión valiente vale lo mismo para un sí que para un no. Atribuimos que tomar la decisión valiente es esa, pero no siempre que se nos presenta una opción la debemos llevar a cabo.

La toma de decisión es lo que realmente te hace ser alguien preparado, alguien con una base de experiencias vividas y lo que te da como resultado saber decidir en cada momento.

Dar un NO como respuesta de valientes

  • Cuando no puedas afrontar el detonante de esa propuesta. A todo hay que echarle dedicación y si no eres capaz, sé valiente y di que no.
  • Cuando tu situación laboral merece una dedicación que nada tienen que ver con otra cosa.
  • Cuando tienes la mínima sospecha de que en la propuesta no quedan términos claros. No arriesgues tiempo, dedicación, conocimiento, implicación… en el caso de que haya algo que no te queda con la conciencia tranquila.
  • Cuando vas a hacer daño a terceros. Si tu decisión va a dejar en mal lugar a personas que tienen poco que ver o nada en la decisión, más vale ser valiente y decir que no.
  • En el momento que tu decisión pasa por involucrar a empresas o personas a las que ves claro que tu éxito no les será recompensado.
  • Si la decisión tomada tiene indicios que no te hará la persona más feliz del mundo.

Sea el motiva que sea, para, piensa y decide. Eso es ser valiente y no sólo el hecho de llevarlo a cabo.