Sal de problemas que ni te habías planteado

Estamos preparados para afrontar todo lo que nos echen, por lo que estamos preparados a recibir cualquier problema en el que nos hemos metido nosotros mismos. Actúa para conseguir objetivos, pero el camino no será de rosas. En cada recorrido hay que pasar obstáculos que te harán curtir como persona, que te harán aprender y formar, que te harán tener más experiencia y que te harán crecer y conseguir todo lo que te propongas.

0
534
Problemas

Los que estamos inmersos en situaciones profesionales que nos apasionan, somos capaces de hacer casi cualquier cosa por el bien de nuestro negocio o proyecto. Es así, actuamos naturalmente, aunque es posible que otros nos vean como personas hechas con otro material.

Somos capaces de aceptar opciones que realmente sabemos que inicialmente nos van a complicar la vida, pero que ponemos en marcha porque pensamos en lo que vamos a conseguir con ellas. Somos personas que nos va el riesgo que conlleva resultados notorios. Estamos hechos para engrescarnos en todo aquello que nos hace sentir bien, todo reto que nos ambicione y toda acción que nos haga sentir cómo quién queremos ser.

Todo esto, esta actividad y actitud nos lleva a hacer cosas que no nos hubiésemos planteado y, por lo tanto, acabamos estando en situaciones que nadie nos ha explicado cómo actuar. Te afrontas a problemas de todo tipo, desde la gestión general del planteamiento del marketing, hasta verte envuelto en problemas contables en los que son necesarias resoluciones conscientes de su definición. Y de la mayoría de estos problemas, nos vemos envueltos sin casi estar preparados y sin saber cómo lo deberemos afrontar. Eso sí, los galones crecen y el conocimiento no para de aumentar.

Existe un punto en común. Existe una resolución que suele frecuentar a todo problema ocasionado por tu negocio. Y este tiene que ver con tu actitud, con la manera de afrontar el problema y con la manera en que lo afrontas. Es algo que llevas en tu gen, algo que nadie te ha enseñado pero que es bastante probable que lo acabes superando. La resolución del problema de cualquier empresario, sea un emprendedor o alguien con mucha experiencia, pasa por la actitud, por la ilusión, por la manera de vivir y por el chip por el que nos han programado en el que sólo hay una opción, salir a delante.

Problemas; ¿Sí o No?

Salir a delante, aunque tropecemos mil veces. No desfallecer en ningún intento truncado, sabemos que todos sirven, que se aprende de ellos y que nos hacen sumar y estar más preparados para afrontar nuevos retos. Es increíble, pero somos capaces de salir de problemas que nunca se nos hubieran pasado por la cabeza.

Es sinónimo, tener problemas de haber buscando nuevos retos, de haber querido ir a más, de no conformarse con lo que se tiene, con querer dar lo mejor, aprender y ser o hacer que lo que está en tus manos se sitúe en lo más alto. Un problema pocas veces nos vendrá sin una acción. Cada acción nos lleva a aprender a inspeccionar nuevos caminos. Y esto no sólo es el mal del emprendedor, es el mal de cualquier persona que se disponga más, una persona con ánimos y energía. Una persona inquieta, viva, triunfadora y perecedera de tropiezos.

No los evites, ve a por a buscar problemas que nunca te has imaginado que algún día tendrías que afrontar. Si lo consigues, irás por el buen camino.

Crédito de la foto: CrossMediaLab