La virtud de pedir

0
336
La virtud de pedir

La virtud de pedirSiempre has tenido momentos en los que pedir algo a una persona te ha parecido un acto de valentía, un acto que la mayoría de las veces ha quedado sin la acción inicial o en muchas ocasiones que lo has conseguido te has sentido demasiado exaltado como para poder expresar con claridad lo que tenías pensado y quedándote de esta manera sin conseguir el propósito que tenías marcado.

Crédito de la Foto: Fabiola Milla

La mayoría de las veces que se pretende pedir algo a alguien es por el hecho de que tu labor ha sido excelente o porque tienes pensado pedir algo a cambio de tus acciones que en cierta manera benefician a un tercero, pero ese no es el problema. Pasa a ser un problema cuando no estás seguro de ti mismo, piensas que tu trabajo tampoco ha sido para tanto o quizás, el simple hecho de estar ayudando a alguien indirectamente no es motivo de pedir. Pongamos las cosas en su sitio:

  • Sólo tú sabes si procede pedir algo a cambio de tus acciones.
  • Sólo tú sabes si te sientes pleno con el hecho de ayudar (no necesitas nada más).
  • Sólo tú sabes que si consigues algo a cambio, tu labor será mejor que la actual.
  • Sólo tú sabes si tu trabajo debe de estar recompensado.

Cree desde el primer momento en lo que estás haciendo, piensa en el valor que tiene, párate a pensar si lo que tu haces lo hacen otros y si lo hacen ¿mejor o no tanto?, hazte dueño de todos tus actos y empieza a valorarlos como algo que has conseguido tú, algo que tienes que proteger y conseguir que los demás lo valoren de la misma manera que tú.

La gran mayoría de veces nadie va a venir a nuestra puerta para ofrecerte algo por el trabajo o la ayuda que ha recibido sin pedirlo. Ve y díselo tú!
También puede ser que esa persona no tenga constancia de tus acciones o trabajos. Ve y díselo tú!
Se puede dar el caso que tu trabajo puede ayudar a otros, pero que esos otros no sepan de ti. Ve y díselo tú!
Ahora sí, has empezado a valorar tú trabajo, sabes del potencial que tiene, sabes que puede aportar, trabajo, idea, esfuerzo. Ve y díselo tú!

Solo de esta manera sabrás que pedir y de que manera hacerlo. Generarás esa confianza que no tenías, aprenderás a valorar tus acciones y en alguna ocasión recibirás recompensas que harán que tu trabajo sea mucho más agradecido.

Porque pedir es un arte que no todos saben valorar. Si pides y consigues crearás una acción por la que las dos partes deberán ser beneficiadas y sobre todo, nunca pidas gratuitamente, quizás lo que consigas emocionalmente te llenará mucho más que lo material.

En esta charla de Amanda Palmer, te puedes dar cuenta de que manera puedes reforzar el arte del pedir dando algo a cambio.

Debes tener claro que una vez conseguido lo que has pedido, ese trabajo que hacías desinteresadamente pasará a otro escalón de tus prioridades, por lo que siempre las dos partes deberán salir beneficiadas.

 

Compartir
Artículo anteriorCuidado con las sensaciones
Artículo siguienteYouTube como herramienta de Marketing
Jordi Esquerigüela
Jordi disfruta viviendo de lo que más le gusta, el Marketing y el Deporte. Sus pasiones pasan por los retos. Fundador de Jevnet, una agencia de Marketing Online con una vertical enfocada a proyectos que quieran ser especiales, distintos y queridos.