Conectar para desconectar

Nunca te olvides de todo aquello que te hace ser único y que en la mayoría de los casos llega en ese momento que logras desconectar. Consigues llegar a aquél momento que te hace sentir lo que en otras situaciones no ibas a poder. Desconecta para conectar, para ser mejor y llegar a todo lo que te propongas. Debes definir ese tiempo cada día, sin bajar la guardia, pero con lo que te haga ser más partícipe de tu vida.

Desconectar para acabar desconectando

Cada día nuevas historias, obligaciones, dolores de cabeza, retos o destinos que tu solit@ te has buscado. Mires como lo mires somos capaces de hacer todo lo posible para llegar a situaciones que en un el inicio nunca hubiésemos imaginado, pero nos gustan y a menudo queremos ir más allá, no tenemos suficiente.

El día a día te lleva a que no tengas prácticamente tiempo para hacer esas cosas que en el pasado te gustaba hacer. Son tu hobby, aquello por lo que tanto disfrutabas pero que ahora no eres capaz de encontrar ese espacio durante el día para volver a hacerlo.

Cuídate, quiérete, no bajes la guardia pero tampoco te olvides de quién eres ni de quién quieres ser. Recupera aquello por lo que te vas a sentir tu mism@ más valorad@. Si eres capaz de conseguirlo podrás decir bien alto que ahora vas a ser mejor. En tu manera de ser, en la manera de ofrecer, en lo profesional y en muchas más ocasiones que ahora te sentirás mejor, con más ganas de querer más. Logras desconectar para después volver a conectar.

¿Por qué es necesario desconectar?

  • Quiérete un poco más y piensa en el valor que tienes.
  • Porque quieres ser mejor de quién eres, oblígate.
  • Piensa en lo que conseguirás después o, piensa en la última vez que lo hiciste y todo lo que te reportó.
  • Pon un alto en el camino. Desconectar te dará relax en tu mente.
  • Te ayudará a desenterrar tu imaginación.
  • Caminarás más libre. Verás tu alrededor de otra manera muy distinta.
  • Tu manera de afrontar los problemas será desde otro punto de vista. Por norma general serás mucho más hábil en encontrar soluciones.
  • Serás grande.
  • Recapacitarás en todo aquello por lo que nunca lo hubieses hecho.
  • Serás mucho más calculador/a. La toma de decisiones quizás serán en la desconexión y mucho más controladas.

Este es un buen listado de motivos a tener en cuenta para que te obligues a tener una desconexión. A poder ser cada día. Una desconexión que posteriormente te hará conectar con mucha más fuerza, con los pies más sustentados en el suelo de lo que antes estaban.

Aprovecha estas recomendaciones. Recapacita en estos puntos durante unos días y después te sentirás mucho mejor.

Ya me contarás o aportarás. Y no lo olvides, para conectar al máximo, desconecta.