Retos que se van y después vuelvenDemasiadas veces dejamos escapara oportunidades en las que después percibimos una especie de arrepentimiento que nos hace estar mal con nosotros mismos. A veces conseguimos olvidarlo o quizás al próximo año tendremos otra oportunidad de realizar ese reto que tanta ilusión tenías por hacer. ¿El año que viene?

Hace algo más de 6 meses me planteé entre otras cosas correr la maratón de Barcelona. En aquellos días todos mis entrenamientos giraban muy de cerca a una preparación específica para conseguir terminar con un mínimo de seriedad este reto pero… Por circunstancias de la vida, además de que quedaba mucho tiempo hasta llegar el día, me encontré con la oportunidad de correr una carrera que poco tenía que ver con lo que en un principio me había marcado. Ahora mis entrenamientos pasaban por correr en montaña y acumular el máximo de desnivel y kms posibles. Esta vez el reto sería para septiembre del 2014 y en aquel momento decidí no participar en la maratón de Barcelona. Carreras que a pesar de tener un mismo condicionante ( correr ) no tiene nada que ver la preparación de una con la otra.

Algo me ha hecho ver que no es una buena práctica dejar escapar retos, siempre y cuando estos sean factibles y no nos condicionen en aspectos importantes de nuestra vida. Yo no sé donde estaré en Marzo del 2015, pero lo que sí sé es que a falta de dos meses de uno de los que iba a ser el reto del 2014, no podía dejar escapar la ocasión de correr, sufrir y sentir el gusto de estar haciendo algo que en ocasiones me hace sentir eminente.

En ocasiones, dejamos escapara demasiadas oportunidades y con oportunidades también podemos incluir retos. Un reto es una oportunidad que te da la vida que, en ocasiones nos sirve para aumentar nuestra autoestima, nos mantiene ocupados pensando, preparando o hará que consigamos la suficiente experiencia para plantearnos retos mayores, consiguiendo que nuestro ángulo de visión cada vez esté un poco más alto y, si conseguimos mantenernos a una altitud basada en nuestros propios logros y éxitos, habremos conseguido crecer como personas, veremos oportunidades donde antes sólo veíamos miedos, además de tener la sensación de madurez en el sector que te plantees crecer.

La decisión está tomada, yo marco que es lo que quiero hacer con ayuda de las recomendaciones de quien me rodea. Esto es muy corto como para dejar escapar las oportunidades que pasan por tu camino. ¿No crees?

Crédito de la Foto: MkGrimaldos

Jordi Esquerigüela

About Jordi Esquerigüela

Jordi disfruta viviendo de lo que más le gusta, el Marketing y el Deporte. Sus pasiones pasan por los retos. Fundador de Jevnet, una agencia de Marketing Online con una vertical enfocada a proyectos que quieran ser especiales, distintos y queridos.