No te quedes con lo que ya tienes

No te quedes con lo que tienes

Demasiadas veces dejas de pensar en algo, sobretodo en aquello que ya funciona, ya has conseguido lo que querías y por qué vas a No te quedes con lo que tienestocar algo una vez el objetivo ya está cumplido. Bueno, esto que aparentemente puede parecer lo más lógico no debería ser una opción y es que… Felicidades!!
Ya has conseguido aquello por lo que tanto has luchado, lo que tantas horas de sufrimiento te ha valido, por lo que ahora ya puedes descansar, irte de viaje, hacer unas merecidas vacaciones en algún lugar donde ni se te ocurra pensar en todo el trabajo que te ha costado conseguir tu propósito.
Claro, esto es lo más fácil, lo que la mayoría de mortales seguramente harían, pero pensar un momento en la objetividad de haber conseguido una meta. Si realmente has podido conseguir lo que querías, vale mucho como para cruzar los brazos y esperar que siga funcionando sin que nadie le preste la atención que debería.
Pensemos un momento con un ejemplo propio:

Yo que soy un gran aficionado al deporte de fondo me suelo prepara durante meses y diariamente para una competición, con el único objetivo de estar bien físicamente, para que cuando llegue el día de la prueba pueda correrla sin ninguna dificultad… ERROR!!!!

Repito la frase desde otro punto de vista.

Yo que soy un gran aficionado al deporte de fondo me suelo preparar durante varios meses y a diario… para que cuando llegue el día de la prueba pueda seguir dando lo mejor de mi mismo, sabiendo que tengo una base de entrenamiento y que deberé seguir luchando para cruzar la meta.

Este ejemplo que puede parecer muy lógico y elemental no lo es tanto si pensamos en lo anteriormente comentado. Normalmente tendemos a relajarnos en el momento que detectamos que nuestro proyecto empieza a funcionar, no podemos relajarnos y tenemos que aprender a valorar aquello que nos ha costado conseguir y es que es lo suficientemente valioso como para que no sigas esforzándote. Porque cualquier propósito una vez conseguido se puede mejorar, de echo se debe mejorar, buscando nuevas maneras de que sea viral, motivante o rentable y conseguir que no se estanque. El esfuerzo es el mejor motivo para que así sea.

Cierto es, debemos tomar determinaciones a lo largo de cualquier proyecto. En él tendremos momentos dubitativos que harán que nos planifiquemos la buena marcha en la ejecución de acciones. No debemos olvidar que la primicia de cualquier objetivo es saber modificarlo a medida que se suben escalones para no acabar tirando todo el plan por la borda y precisamente esto se puede aplicar a su continuación, a su estado de salud, a su caducidad, a que siga teniendo un perfecto ímpetu para que pueda seguir funcionando.

Te pasará, es lógico que si no te conformas con lo que ya tienes, tomes decisiones que no siempre serán las más adecuadas. Ahora ha llegado el punto en el que deberás reflexionar y encontrar el error que ha hecho que aquella acción que parecía tan evidente y fuente de buenos resultados haya fallado. Llegados a este punto no desesperes, nadie hace cosas sin errar. Además puedes darte por satisfecho, estás demostrando que no te quieres quedar con lo que ya tienes, quieres nuevos resultados, estás buscando la manera de que tu proyecto sea todavía más grande, que un círculo más amplio de tu público objetivo sepa de él y además que todo esto lo estás consiguiendo tú, con tu actitud y ambición para querer hacer que lo que tanto te está costando sea algo más grande de lo que ya es.

Crédito de la Foto: SantiMB