Cada vez se es más consciente de la necesidad del negocio digital. Esto hace que las personas quieran saber y estar a la última en todo lo que acontece a las novedades de este entorno. Estamos hablando de negocios digitales, algo que lleva indudablemente a la presencia y a la estrategia del Marketing Digital.

Lo que se conoce como Marketing Digital se empezó a crear cuando hace 19 años Archie -el primer motor de búsqueda- se creó. En el año 1993 aparece el primer banner publicitario en una web y un año después, se hace la primera transacción en Netmarket y aparece Yahoo! como la plataforma común donde aparece la primera oportunidad de añadir publicidad.

Estamos hablando de los últimos 20 años, pero hasta que la publicidad digital no se empezó a consolidar pasaron unos 4 años hasta que en 1998 Google inició su andadura. Por lo que los directivos de grandes compañías internacionales empiezan a estudiar y ver oportunidades reales entre los años 2003 y 2009.

Esto nos lleva a ser conscientes de lo prematura que es la publicidad digital y a vivir en unas circunstancias que todavía a día de hoy, hacen que muchas empresas no lo consideren o quizás, a pesar de haber empezado a trabajar en este ámbito, no se le da la importancia real que se debería. Pero dejarme decir que si hoy en día una empresa no invierte en digital, es una empresa que quizás ya ha hecho tarde.

En cualquier caso y, como algo natura, la necesidad prolifera por motivos que están a la orden del día. Pequeñas y grandes empresas consolidadas consiguen disparar la facturación y rentabilidad gracias a la conectividad de la red online. Estas empresas han tenido que cambiar su estrategia de negocio o su producto y vivir una época de cambio interno para adaptarse a esta corriente imparable. Es parte de la inversión y por consiguiente, del riesgo que hay que pagar si pretendes no quedarte atrás.

Lo que es cierto es que cada vez son más las personas que no pertenecen a departamentos de Marketing que quieren y necesitan estar al día y conocer la evolución del marketing digital. Una evolución que lleva una velocidad imparable. Por lo que me lleva a escribir este artículo explicando algunas de las novedades que nos depara el ecosistema de marketing digital en el 2020.

La Omnicanalidad

Ha sido la cuenta pendiente de las empresas que disponen de locales físicos durante los últimos años. Pasa por perder el trazo del usuario digital con la culminación en tiendas físicas, pero no sólo eso, también pasa por aprovechar la estrategia en ambos canales para conseguir que el cliente pase a ser el centro de la estrategia.

Hablar de omnicanalidad nos hace recapacitar en todo lo que plataformas como Google o Facebook saben de nosotros. La multiconexión que hoy en día nos envuelve, nos guste o no, hace que el marketing digital esté pensado en la persona, en su interés, en su interacción On y Off y, en definitiva, en todo lo que desde que nos levantamos por las mañanas hacemos.

En los dos últimos años la omnicanalidad ya se ha trabajado en empresas como Google y, este año se han puesto en marcha acciones de geolalización con cadenas de tiendas físicas con un mínimo de 8 locales y una inversión mínima en digital que no todos los pequeños comercios se pueden permitir. Pero este año, este límite irá disminuyendo, siendo alcanzable por prácticamente cualquier comercio y por lo tanto, será una estrategia común que el anunciante utilizará y la población aceptará como una nueva evolución del sistema.

Los datos y la automatización

Todo gira entorno a los datos y cada vez más existen herramientas que los ordenan. De todos modos, la clave no está en ordenador los datos, la clave es saber qué hacer con ellos y tomar decisiones en cada momento. Este puede ser el punto más racional de las personas, aunque hoy en día, algoritmos como los de Smart Bidding de Google que son capaces de pujar automáticamente por palabras según el aprendizaje automático y, así, obtener conversiones o mejorar el valor de la conversión en Google ads.

Esto es sólo el inicio de lo que será la publicidad digital y, durante este próximo año, los gestores de cuentas, pasarán a ser esenciales en las decisiones racionales estratégicas unidas, a acciones creativas.

Por lo que la publicidad digital, cada vez más, dependerá más de lo que no es convencional y sí, de las decisiones globales donde el cliente siempre esté en el centro de todo.

Búsquedas por voz

En el 2020, según estudios de Google, el 55% del total de las búsquedas a través de móvil se harán por voz. Esto influye en la manera que trabajamos el posicionamiento orgánico en los sitios web y en cómo hoy en día gestionamos la publicidad en Google ads.

La sensación que me ha dado, después de participar en distintas conferencias en los últimos años en Google sobre Voice Search destinadas a amplificar las búsquedas de los usuarios por voz y que las agencias estuviéramos preparadas en este gran cambio, que en la actualidad, no están al 100% preparados en resolver de qué manera impactará esto en el uso de su plataforma estrella; Google ads.

En cualquier caso, ya es un hecho, los dispositivos están perfectamente preparados para atender este cambio y lo más importante, el usuario también. Cosa que no parecía sencilla hace poco tiempo, pero la tendencia de las personas, cada vez más, pasa por tener la información rápidamente y con el mínimo esfuerzo.

Humanizar (antes y después de una venta)

Quien hoy en día únicamente invierta en captar usuarios en la parte más baja del funnel y olvide ponerse en la piel de su posible cliente desde el primer momento que realiza una intención indirecta para que en el futuro le pueda interesar saber de tu marca, producto o servicio, tiene prácticamente ninguna opción que este cliente acabe por ser fiel a la marca. En definitiva, quién sólo se centre en la venta, tiene una gran oportunidad ahora de trabajar su mapa estratégico de marketing para conseguir una comunidad fiel a sus productos o servicios.

El 2020 será el año en el que será obligatorio que en toda estrategia de marketing digital, se ponga justo en el centro a nuestro cliente. Saber qué necesita en cada parte del funnel para que podamos estar presentes, para ayudarles y para generar la confianza que llevará a esa persona a ser cliente. Ya no sirve hablar de multitud en las segmentaciones, ahora únicamente vale hablar de nombres y apellidos para ser diferentes.

El usuario cada cada vez es más experto y da valor a aquellas marcas que lo entiendan, que saben qué ofrecerle y se sientan escuchados.

El servicio post venta, la logística, el seguimiento, la proximidad, saber qué necesita nuestro cliente antes que deba él hacer la acción. Volvemos a lo mismo, saber interpretar los datos para saber cada cliente qué necesita.

Los podcast y los vídeos

Durante los últimos meses he tenido la oportunidad de poder participar en la estrategia de la marca personal de algunas personas y, sin ser un tópico en todos ellos, la mayoría, gira entorno a dos de las plataformas que más se van a potenciar durante el 2020.

Estos últimos 5 años el vídeo ha cumplido todas las expectativas de uso, pasando a ser Youtube el segundo buscador más utilizado en el Mundo y en el que hoy en día, el usuario más cómodo se siente consumiendo todo tipo de información. Es parte de la estrategia en una marca personal, pero también, Youtube se ha convertido en un canal imprescindible en retail, moda y compañías de servicios.

Podemos hablar de los podcast como una de las plataformas en internet nacidas en el 2000, cuando Yahoo empezó a establecer la redifusión y Apple se liga con este sistema (el nombre de podcast, viene del reproductor iPod y Broadcast), que más han tardado en evolucionar y que desde hace 5 años fue el boom en Estados Unidos y que en nuestro país, a pesar que está ganando terreno, todavía está muy lejos de llegar al consumo actual de Estados Unidos.

Pero sin lugar a dudas, el podcast es una oportunidad por tratarse de un canal todavía con muchos nichos que cubrir. Por lo que lo debemos tener presente en cualquier estrategia de Marketing Digital que durante el 2020 vayamos a trabajar.

 

Ser consciente de la evolución constante que la tecnología crea y sobretodo, ser consciente de que debemos ser valientes y aprovechar las tendencias que ya existen para que nuestras empresas no se queden atrás de esta revolución que nadie sabe dónde nos va a llevar.