Hace 6 meses escuché a hablar por primera vez de los OKR por parte de Javier Alonso en el programa Elevator de Google y rápidamente consiguió llamarme la atención. Seguramente por la alineación del propósito de esta metodología con la cultura de JEVNET en la que todos trabajamos como un bloque y hacia la misma dirección, donde el propósito final es que todas las personas que formamos el equipo, sintamos que cada tarea la hacemos para ir alineado con los valores y los objetivos de la compañía.

Los OKR (Objective and Key Results) es una herramienta de productividad que se desmarca de los tradicionales TODO’s. Inventada en los años 70 por Andy Grove, CEO de Intel y, que se dio a conocer por John Doerr en la década de los 90 cuando Google precisó de su ayuda para implementarlos en la compañía.

El funcionamiento de los OKR es sencillo, se trata de marcarse unos objetivos, por norma general a tres meses (Objectives) y una lista de acciones cuantificables (Key Results) para cada objetivo y explicando qué harás durante este tiempo para conseguir el objetivo marcado. Además, la gracia de esto es que los OKR son visibles por todos, lo que hace que en todo momento vayan alineados con los propósitos de las personas partiendo de la misión y visión de la empresa. También crea la necesidad del apoyo mutuo y la ayuda entre compañeros. Si una persona consigue sus OKRs, al ir alineados con los de la compañía, también hace que los de uno mismo sean más sencillos de conseguir.

En JEVNET necesitábamos trasladar este concepto al equipo y evitar que su implementación no nos hiciera dar un paso hacia atrás. Lo primero que hicimos fue explicar este método, sobretodo porque lo más importante era que antes de empezar, todos nos sintiéramos cómodos con algo que formará parte de nuestro día a día de trabajo. Decidimos, para que todo se entendiera mejor, que las personas que formamos el Comité de Empresa, fuéramos los primeros en tener nuestros OKR redactados y revisados para empezar. Fue una buena decisión porque permitió un ejemplo práctico y real que llevó a que todo quedara claro.

Mis OKR, como CEO de JEVNET van alineados directamente con el crecimiento de la compañía a nivel de profesionalización interna ayudando en todo lo posible a los OKR de la directora de operaciones. También con la implementación de servicios cruzados que apoyen y hagan ganar en consistencia a nuestro core y por último, desarrollo de oportunidades externas de negocio.

Estos OKRs hacen que el resto de componentes del equipo creen los suyos con sus responsabilidades dentro de la empresa. Hace que mientras los estás creando, lo hagas sin perder de vista el de tus compañeros para hacer que vayan lo más alineados posibles.
Y algo que me ha sorprendido es ver cómo los OKR de la compañía caen en cascada y entrelazados con la conexión del cargo de cada uno.

El mayor foco en los OKR de estos primeros 60 días ha hecho que entre las dos unidades (Paid Media y SEO) se creen sinergias colaborativas en proyectos que hasta ahora sólo dependían de una de las dos unidades. Algo que ha hecho que rápidamente se refleje en el valor añadido cualitativo de nuestros proyectos. Pero además, nos lleva a todos a poder ver que cada acción que realizamos impacta directamente con los objetivos globales de la agencia, lo que hace poner en valor el trabajo y el esfuerzo de cada uno.

La implementación de los OKR también ha sido uno de los objetivos durante este primer trimestre. Se ha creado un Comité de OKRs en JEVNET con componentes de cada una de las unidades para liderar toda esta implementación, para trasladar la comunicación lo más fluida posible y capitanear la elaboración de este nuevo sistema.

El objetivo durante estos primeros meses lo estamos consiguiendo, lo que nos está llevando a saber decidir qué es importante en cada momento y también a que todo el equipo sea partícipe de los objetivos de negocio. Estos dos puntos son claves para consolidar nuestra cultura de empresa, el crecimiento y los valores.