Seleccionar página

En los últimos meses hemos visto como las empresas han tenido la necesidad y también la capacidad de adaptarse a las nuevas condiciones que el mercado, las tendencias y los propios usuarios han requerido. Esto ha llevado a que la reacción de la misma evolución del modelo de cada empresa haya avanzado en muy poco tiempo. Y, ¿que y quienes seríamos a día de hoy si no hubiéramos pasado por esto?

Es muy probable que todo siguiera de la misma manera o quizás algunos sectores hubieran evolucionado de una forma orgánica, empujados por los avances tecnológicos. Es muy probable que si esta situación no hubiese llegado, muchas compañías hubiesen necesitado muchos años o ni siquiera lo hubiesen hecho.

Las agencias de Marketing Digital siempre hemos vivido con el cambio constante que nos requiere el hecho de depender de compañías como Google, Facebook o la evolución que las propias tecnologías nos ofrecen cada día. Hemos vivido siempre con el ímpetud de estar utilizando lo último para no quedarnos atrás y ofrecer el mejor servicio. Quedarse atrás en este sector es como si una marca de moda no siguiera con las tendencias de cada año y esperáramos a que los clientes compraran de igual manera nuestros productos. ¿Os imagináis que marcas de moda como Roberto Verino o Bershka ofrecieran a su público prendas de hace dos años?

Pero ahora las agencias de Marketing Digital no sólo debemos estar pendientes de nuevas herramientas, del Big data, del machine learning o de cualquier cambio de ley impuesto por las grandes tecnológicas, ahora, las agencias de Marketing debemos saber en detalle qué esta sucediendo en el avance de cada una de las marcas con las que trabajamos.

Como decía, todo ha evolucionado y si no se alinea el marketing digital con la necesidad de un sector, será como si quisiéramos terminar una carrera de 21km corriendo con las mejores zapatillas del mercado, pero sin haber tenido en cuenta antes cosas tan importantes como la alimentación, la preparación física y nuestra mente. Hoy más que nunca, el servicio que debe dar una agencia de Marketing Digital a sus clientes pasa por involucrar la estrategia en tres partes: La mejor tecnología, la mejor estrategia y el mejor conocimiento del sector que tienes entre manos.

La mejor tecnología y herramientas

Esta parte debe ser una obsesión de la misma manera que ha sido en los últimos años para asegurarnos que la innovación se esté utilizando en todos y cada uno de los canales que se deban trabajar. Por ese motivo es muy importante que el equipo que compone una agencia, tengan su tiempo para estar informados, para leer y para compartir. En las empresas que ofrecen un servicio a terceros, la base es que la profesionalidad tenga que ver con el conocimiento de la especialización. Esto está claro y es algo que va implícito en una agencia digital.

Sin embargo estar a la última en todo no es posible si se trabaja individualmente y por eso es extremadamente necesario compartir los conocimientos con el resto de las personas que componen una agencia. El significado de un equipo, entre otras cosas, es ayudarse, es aprender para después enseñar, para complementar y para que la base del conocimiento sea mucho más firme.

La mejor estrategia

Podemos ser conocedores de todas las novedades tecnológicas, pero si estas no se ordenan según los objetivos y necesidades, nunca llegarán a estar alineadas para que puedan ser escalables. De hecho, equivocarse en el planteamiento estratégico llevará al fracaso en los resultados y, en el marketing digital, se centra en resultados concisos que llevan a valorar y determinar si el trabajo que se realiza es el correcto. Tanto invierto y claramente veo si el impacto se está llevando a las personas que lo requieren, pero a la misma vez, esas personas que lo requieren quizás no se encuentran en un canal específico o incluso, no somos capaces de transmitirles la confianza suficiente para que cumplan con el objetivo final.

El conocido buyer journey tiene que ver con lo que estoy hablando y para definirlo tenemos que tener en cuenta dos cosas:

  1. ¿Estamos seguros que conocemos a la perfección a nuestro cliente?
  2. Si lo conocemos, ¿somos capaces de ayudarle en cada etapa de su recorrido?

Si respondemos que sí a estas dos preguntas tendremos la base de la estrategia, pero además, tendremos que estar pendientes siempre de reformularla, porque hoy estoy hablando de la evolución que nos ha traído este nuevo paradicma y esto nos tiene que haber enseñado a saber que las necesidades de las personas evolucionan constantemente y marcadas por el mercado, las amenazas del sistema, la madurez digital, la necesidad de que todo lo queremos de una manera rápida y sin querer dedicar demasiado tiempo y a la propia competencia que evoluciona con sus productos o servicios

El conocimiento del sector

Entramos en el punto más “novedoso” sobre el que hoy quería hablar y el que a todas las agencias de marketing digital nos ha hecho dar un paso firme en nuestra manera de proceder. Si siempre ha sido necesario conocer a nuestros clientes y su sector, ahora lo debemos hacer más que nunca.

Conocer el producto no es suficiente porque hoy hablamos no sólo de producto, hablamos de experiencias de usuario y, esta parte es altamente necesaria que vaya implícita en cualquier acción de marketing digital. ¿Y eso qué quiere decir?

A pesar de que es muy obvio y sencillo de entender, no es fácil de implementar en las agencias. Entra un nuevo sujeto, el sector.

En las agencias siempre hemos tratado de conseguir los mejores resultados y los profesionales que trabajaban en ellas debían ser unos expertos en la gestión de campañas en medios digitales, en redactar contenido para que este posicione bien en Google o, por ejemplo, en hacer que el cliente entienda en todo momento en qué se está trabajando. Esto sigue siendo así, pero además, ahora es necesario que cualquier perfil se introduzca en el negocio del cliente y en el sector vinculado para que la evolución de este, al ser tan rápida, se sepa tratar y replicar en la mejor tecnología, las mejores herramientas y la mejor estrategia. La evolución de los sectores se producen por las personas y las personas, son a quienes les tenemos que dar esa experiencia que necesitan.

Hoy en día no sólo venderemos el mejor servicio o el mejor producto. Las marcas se convertirán en marcas transcendentes y fuertes si son capaces de entender la necesidad de su público objetivo y por lo tanto, evolucionan al ritmo que hoy requieren todos los sectores.

Las agencias que esto lo hayan entendido habrán sido capaces de trasladar, ayudar y formar a sus equipos a activar la visión de negocio de los proyectos en los que se esté trabajando y, esto será lo que hoy necesita cualquier empresa que no quiera perder el tren. Ahora más que nunca, no podemos actuar mañana, debemos actuar hoy.